Skip to content

Anerai

« Un hombre de las viñas habló, en agonía, al oído de Marcela. Antes de morir, le reveló su secreto: -La uva -le susurró- está hecha de vino. Marcela Pérez-Silva me lo contó, y yo pensé: Si la uva está hecha de vino, quizá nosotros somos las palabras que cuentan lo que somos. »

El libro de los abrazos. Eduardo Galeano.

          Cuando Ana y su equipo de marketing me encargaron el trabajo, nimaginaba ni remotamente lo que sucedería unas semanas más tarde, ni mucho menos cuál sería mi situación actual.  

          Comencé con cierto escepticismo. Aventuraba que el salario no compensaría el monumental esfuerzoburocráticas reuniones con gente de la administración y tediosos historiadores fatuos de episodios banalesparajes cotidianos, comidas en lugares anclados en tiempos de sofritos y subsistencia. Pero Cruz, la responsable del proyecto, mostraba una energía inusitada y había contagiado la pasión a Ana. Le brillaban los ojos cuando hablaba de la comarca, de caminos ancestrales entre cortados y bosques, aventuras por el río, cielos plagados de estrellas, calles de otras épocas, ferias gastronómicas, romerías, visitas a bodegas Y del vino bobal, único en el mundo. Yo las observaba desde la distancia de la incredulidad y creo que no empecé a convencerme hasta la tarde en que conocí al grupo de cronistas, archiveros y arqueólogos. Formaban una unidad compacta como una familia bien avenida: Santiago Ponce, José Luis MartínezChelo MataTomás Pedraz, Fernando Moya, Fermín Pardo, Nacho Latorre y Pascual Iranzo. 

          Nsolo la acallada influencia de Cruz y los cronistas, el paisaje o las gentes obraron el cambio. Me habría convencido de todos modos en el momento en que hubiera profundizado un poco. Pero, por si no era suficiente, sucedió algo más.  

* * *

          Fue durante el puente de cinco días que disfruté en la comarca con Juan, mi pareja. Fermín Pardo me había recomendado algunos hoteles, incluso una casa rural para acceder a las rutas que yo había planeado. Cada noche un alojamiento y una excursión. Sosiego, gastronomía, vino, naturaleza. ¿Existía un plan mejor?    

          Llegamos después de comer. Dejamos las maletas y marchamos al primer destino. Queríamos comenzar nuestra aventura en Kelinel asentamiento del que tanto me había hablado la arqueóloga Chelo Mata, inicio de una interesante ruta íbera con hitos en distintos lugares de la comarca, incluso en el Museo de Prehistoria de Valencia, con la Estela de Sinarcas, el texto íbero más importante escrito en piedra.  

          Arriba, en la pequeña loma coronada por la antigua ciudad, encontramos un yacimiento con dos viviendas, la más antigua del siglo VII a. C., y tanta quietud que, tras abandonar el recinto, aguardamos fuera la caída del atardecer para observar el espectáculo del sol despidiéndose lentamente tras las azuladas montañas.  

          Habíamos iniciado la retirada cuando apareció la anciana¿De qué lugar? Nos lo hemos preguntado muchas veces. Emergió de las ruinas. De la loma. De la tierra. De la nada. Sin duda había permanecido allí mientras paladeábamos el ocaso, mimética con su ropaje marrón tierra, silenciando los larguísimos y voluminosos pendientes y collares de metalMenuda, enérgica, delgada como una mantis.  

          Entre la luz mortecina y la serenidad quedamos sumidos en una especie de ensueñoNos dijo que se llamaba Anerai. 

Significa bienvenida. 

          «Anerai». Se trataba de un nombre hermoso de significado hermoso. Me pareció entonces una niña, una anciana con voz de niña, que hablaba como las niñas y miraba con los ojos inquietos de las niñasAbarcando con los brazos el espacio que permitía su escueta envergadura, añadió: 

          —Cuando era pequeña, esta ciudad nuestra y los...  

          —Cuando era pequeña —la interrumpí. Y de inmediato lo lamenté, porque había cortado una narración que vislumbré intensa. 

          —Toda anciana ha sido niña antesA veces, eso se olvida. Y yo lo fui. Tras una pausa, como pillada en falta, dijo—: Hace años, claro.  

          —Cuántos —preguntó Juan. 

Anerai apretó los labios y alzó la mirada como pensando el siguiente dislate. 

          —Pues nací… nací no muy lejos de aquí hace hace ya ni me acuerdo…  

          ¿Ochenta? ¿Noventa? Difícil responder. Un rostro sin apenas arrugas, la perenne sonrisa, como el reflejo de una fechoríasus ágiles movimientos enmarañaban el cálculoQuizá fuera aún más vieja, pero dije: 

          —Sesenta. 

          Se rio. Entramos después en un juego adivinatorio en el que tanto Juan como yo lanzamos propuestas: «Setenta y seis, ochenta y dos, ochenta y cinco, ochenta y nueve, noventa y uno, ¡noventa y seis!», y ella permanecía con la palma de la mano extendida hacia arriba subiéndola cada vez, sin dejar de sonreír. 

          —No puede tener más de cien —dijo Juan—. Nos está tomando el pelo. 

          No imaginábamos cuánto nos lo tomaría a partir de entonces. Respondió que sí, más de cien. Y seguimos indagando con números al azar. En el ciento doce, Juan soltó guasón: 

          —Doscientos.         

          La anciana alzó la mano. 

          —Quinientos —bromeé yo. 

          Repitió el gesto. Y de los cientos pasamos a los miles, hasta que al fin se plantó. 

          —Dos mil seiscientos sesenta y dos. No. Sesenta y tres. —Y tras una pausa—: Sesenta y cuatro.  

          No supimos muy bien qué decir. Solo podía ocurrírsenos una tontería como la de Juan: 

          —Pues se conserva usted de maravilla pese a tener tantos. 

          —Ya sé que son muchos. —Hacía frío y cada vez que hablaba, salía de su boca una nube que le ocultaba el cobrizo rostroDio un barrido con la mirada—. Pero a pesar de ello, esto no ha cambiado tanto como pensáis.  

          Nos entraba un poco de risa. Pensé que la ancianaconsciente de sus mentiras, se divertía tomándonos el pelo. Entrecerró los ojos y señaló en lontananza.  

          —En los días claros se veían desde aquí el cerro de San Cristóbal, la Peladilla, la Mazorra...  

          —Esos poblados íberos pueden visitarse ahora y supone... —nme dejó terminar. 

          —AyyyySfuerais capaces de imaginar cómo eran antes, disfrutaríais tanto... De aquí mismo salía la senda al Molón. Nos gustaba seguirla hasta que veíamos la muralla, las aldeas, las herrerías, el humo de las hogueras…   

          Aquella descripción se ajustaba bastante a lo que me había contado Tomás Pedraz, el arqueólogo de Camporrobles, un día que andaba un poco constipado y recorrimos el sendero en el que permanecía grabada la impronta de las carretas para subir a la cima y contemplar los restos del poblado unas vistas que transmitían paz, poder 

          —En poco tiempo aprendimos que el mosto de la uva almacenado en una vasija, se convertía en vino. Vino, vinín de la vinitopa. 

          A Juan le hizo gracia la coplilla. La anciana me cogió con su mano de gorrión y tiró de mí hacia la valla. Señaló un espacio rectangular aledaño a la vivienda. 

          —¿Veis aquella estancia?, ¿la veisAllí lo almacenábamos. No era el vino de ahora, eso os lo digo. Se mezclaba con agua y miel. Tenía un sabor áspero y resultaba desagradable. Y aunque ahora decimos que «el vino con la miel dice mal, pero hace bien», antes no había otra forma de tomarlo. 

          Anduvo unos pasos y oteó la lejanía. 

          —En las tierras calizas de la Solana de las Pilillas construyeron unas pilas. En las superiores pisaban la uva y en las de abajo guardaban el zumo. aquellos cuatro lagares están igual que hace veintisiete siglos.  

          —Han sido declarados Bien de Interés Cultural —dije para aportar mi granito de arena—. La bodega más antigua de la Península Ibérica. Y en ocasiones la D.O. Utiel Requena organiza visitas guiadas para conocerlos.    

          —Nosotros lo almacenábamos en las vasijas de arcilla que moldeó el abuelo para celebrar grandes ocasiones, aquellade vertederos con formas animales. Me encantaba la que parecía una cabeza de jabalí. 

          La vasija referida lhabía visto yo en el Museo de CaudeteSolo quedaba el decantador. Estaba pensando en ello, cuando miró a izquierda y derecha, dio unos cuantos silbidos, y un perro pequeño de pelo crespo, orejas gachas, sin raza, llegó hasta nosotros saltando entre las piedras. Ella le agarró cariñosamente la cabeza con las manos y dijo: 

          —Estas personas han venido a verteKelin.  

          El perro dobló las cortas patas para quedar a ras del suelo como si realizara un respetuoso saludo. Como si quisiera decir: «Anerai». 

* * * 

          Preguntamos después a la anciana si deseaba que la lleváramos a algún lado. Respondió que no, y Juan dijo: 

          —Pero ¿usted dónde vive? 

          —Yo soy de aquí. 

          —De aquí de Caudete. 

          —No, de aquí de la comarca.  

          Ya. De la comarca. Pero tendrá una casa, se sentirá de algún lugar, de al 

          —De Caudete de las Fuentes, Villargordo del Cabriel, Sinarcas, Chera, Utiel, CamporroblesFuenterrobles, Requena, Venta del Moro y de todas las aldeas—Emitió una carcajada socarrona antes de añadir—: Mis diez mandamientos que se convierten en unoamar esta tierra por encima de todas las cosas y al visitante como a una misma 

          Nos reímos. Le comenté después que estábamos alojados en un hotel cercano a Requena. Juan le preguntó si lo conocía y ella asintió con un ligero movimiento de cabeza. Insistimos en acompañarla. No queríamos que se quedara allí sola, aunque el pueblo se encontrara a cinco minutos.  

          Bajo luego. Pero tranquilos que a los viejos sopavino y al rincóny yo disfruto mucho aquí, rascando antiguos recuerdos en las piedras.  

* * * 

          Esa noche, Anerai y su perro Kelin ocuparon gran parte de nuestras conversaciones. Juan dijo: «La verdad es que habría estado escuchándola durante días», tal era el efecto que le había causado con su repentina aparición, sus vívidos relatos, imbuido en la serenidad de allá arriba, mientras poco a poco nos envolvía el anochecer.   

          A la mañana siguiente nos despertamos descansados, como si hubiéramos dormido cuatro noches seguidas. Desayunamos una pequeña muestra de dulces típicos que la gente tomaba como postre. Tan sabrosos, que salivo al recordarlos: el turroncillo burruecomezcla de harina con fideos fritos cubiertos de carameloel alajúdeliciosa torta con miel y almendras; el bocaíllo o el arrope, de calabaza confitada. 

          Salimos en busca del coche Apenas habíamos caminado cien metros cuando Juan exclamó entre dientes: 

          —¡Imposible!  

          No me percaté de lo que sucedía hasta que escuché su voz. Fue como materializar el pensamiento. Porque yo seguía acordándome de ella y aparecía como surgida otra vez de la nada, con el perrito a los pies, vestida igual que el día anterior cuando la habíamos encontrado en Kelin, a casi treinta kilómetros de distancia. Juan repitió: «Imposible», y la anciana saludó sonriente, desde lejos, con el brazo extendido. 

          No supe qué decir, simplemente esperé a que continuara la escena. Y la escena continuó con las palabras de Anerai: 

          —Puedo resultar bastante útil en la visita a esta Tierra Bobal si vosotros 

          No la dejé proseguir: 

          —¿Cómo ha venido? 

          —En autobús. 

          —Son las ocho y diez, se debe haber levantado muy pronto para tomar ese autobús.  

          —Soy muy madrugadora cuando tantos lugares aguardan ansiosos. 

          Juan soltó una risa. Seguro que estaba repitiendo mentalmente la frase: «Tantos lugares aguardan ansiosos». Me miró en busca de connivencia y como no respondí al instantedio una palmada y se frotó las manos antes de tomar una decisión:   

          —Pues en marcha. 

          Kelin pareció entender sus palabras antes que Anerai porque se dirigió hacia el coche moviendo la cola. Ambos se instalaron en el asiento de atrás y la anciana, sin perder de vista el paisaje, nos arrolló con su charla.    

          —… En unos siglos, nuestra fértil tierra se convirtió en campo de batalla entre Sertorio y Pompeyo. Parece que haya sido ayer. 

          Juan repitió irónico: 

          —Claro, parece que haya sido ayer. 

          —Y sucedió en el 75 a.C—dije. Anerai asintió antes de continuar: 

          —Del poblado quedó poco más que las que visteis ayerNos trasladamos entonces a una villa amurallada sobre una roca que con el tiempo se llamaría Rakka’na (la fuerte, la segura). ahí es, precisamente, donde viviremos hoy.  

          No me pasó desapercibida la expresión «donde viviremos». Nunca lo había pensado de este modoTrasladarnos. En el espacio, en el tiempo. Eso suponía viajar. Vivir el pasado. Revivirlo con ella.  

          Aparcamos en la avenida, al pie de la ciudad antigua, junto a la oficina de turismo, y saqué el plano donde había anotado cada lugar de interés. Dije: 

          —Visitaremos los túneles excavados por los austracistas debajo de la..   

          Anerai replicó: 

          —No se construye la casa por la mitad. Así nunca se entienden las cosas. No es lo mismo «Venga vino que Gabino ven». 

          —Pero he estado varias semanas preparando las rutas y 

          —Sigamos un orden. Sin saltar de un siglo a otro, de atrás hacia delante, de delante hacia atrás—Se giró hacia mi pareja—: ¿No te parece, Juan 

          —Claro. 

          Juan alzó las dos manos como excusándose. Yo no veía tan «claro». Había visitado a conciencia Requena y se la quería mostrar a él. Podíamos permanecer días conociendo su patrimonio monumental, las iglesias, la alcazaba, la medina, los museos… sobre todo el de la Soterraña.    

          Ajena a mis deseos, Anerai prosiguió: 

          —Yo corría descalza por estas calles alfombradas de paja, entre el bullicio de comerciantes, alfareros, herreros, el trasiego de los animales y el hedor de locurtidos. Entonces estaban construyendo esta preciosa torre.  

          Se encaminó hacia la Torre del HomenajeKelin nos esperó fuera alzando un poco el hocico con mirada limosnera. Anerai ascendió las escaleras con un brío impropio de su edad. En la planta superior, el viento nos arremolinaba los cabellos mientras observábamos las iglesias de El Salvador y la de Santa María con sus pórticos góticosApoyó las manos en uno de los muretes, señaló hacia abajo. 

          —Eaquella pequeña plaza, eel año del Señor de 1089, mi hija Jimena se enamoró por primera vez.  

          —Su hija. 

          —Se prometió para su pesar, pues aunque Diram era un honrado segador de cereales, profesaba otra religión 

          Juan se había alejado para hacer unas fotos, pero se acercó presuroso en cuanto escuchó que Anerai se disponía a contar una nueva historia   

          —Los repudiaron los cristianos, los persiguieron los musulmanes. acabaron asentándose en una alquería a orillas del Cabriel, junto a un vado entre cañas, tránsito natural de cabras y pastores. Allí cultivaron esa uva tinta, zumosa y redonda, única en nuestra tierra... 

          —La bobalRecordé los versos que me había enviado Nacho Latorre del libro El espill de Jaume Roig: «…bovalnegrella / no ferrandella ni monestrell /mallol novell /volent plantar /he conrear /pus fructuoshe virtuos»1.  

          Juan debía seguir anclado en el inicio del relatoporque dijo: 

          —Háblenos de su familia. 

          —¿Mi familia?  

          —Sí. Ha mencionado a su hija y… 

          —Mi familia son todos. Los de la comarca y los que vienen a verla. —Carraspeó—. Algunos me encuentran y otros no. Eso depende.  

          —Ya, pero su familia de verdad, me refiero, ¿qué fue de Jimena?

          La anciana entrecerró los ojos e hizo un gesto ambiguo con la mano. Quizá fuera una historia muy larga no deseaba contarla o no le quedaba imaginación para másMe dio bastante pena. Pensé que tras aquellas ficciones existía un sentimiento real, un dolor oculto que amortiguaba con la lejana y novelesca historia de un amor prohibido.  

          Se nos había hecho la hora de comer, así que recogimos a Kelin y entramos en un restaurante. Migas ruleras, ajoarriero, morteruelo, arroz con güeñas algo de reposo y sobremesa. Casi dos horas más tarde, reemprendimos el camino según las indicaciones de Anerai. A veces, me daba la impresión de que habíamos perdido un poco el juicio por abandonar nuestros planes iniciales y permitir que la anciana nos arrastrara en su delirio. Entramos en la calle de Santa María, larga, con casas señoriales a izquierda y derecha.  

          —Todos estos territorios se fueron llenando de cristianos porque los reyes empezaron a otorgar cartas puebla. 

          —Cartas puebla —repitió Juan. En realidad, se trataba de una pregunta. 

          —Privilegios para quienes desearan habitar los lugares conquistadosPorque si no se poblaban, resultaba imposible defenderlos —expliqué. 

          —Y para evitar que el dinero de las aduanas, de esta tierra de paso y fronteriza, acabara en manos de los nobles o la iglesia —hizo un gesto como llevándose la mano al bolsillo—, llamó treinta de mis hijos, caballeros cuyos blasones engalanan el frontispicio de estas casas.  

          Juan dio un respingo y tuve la seguridad de que iba a exclamar o preguntar algo así como: «¿¡Treinta hijos suyos!?», pero la anciana prosiguió:  

          —La mayor parte de las casas, tanto las de Requena como las Utiel se encuentran sobre cuevas subterráneas. En tiempos fueron almacén de grano y, más tarde, bodegas. Incluso refugio contra epidemias o enemigos. Mi hija Quiteria dio a luz en una de ellas, la pobreceta.    

          Esta vez Juan no hizo amago de preguntar acerca de la hija de Anerai. Solo sonrió. Yo había visitado las bodegas subterráneas de las dos localidades, y poseía bastante información al respecto gracias también a la amena lectura de Las bodegas subterráneas de la villa de Utiel del historiador José Luis Martínez.    

          Se nos hizo la noche escuchándoly paseando por la villa.  

          —¿Dónde la llevamos? Y no me diga hoy que tampoco quiere que la llevemos —pregunté sin dar opción a que se negara. Pero lo hizo. 

          —Yo me quedo aquí. Y mañana, Dios mediante, nos vemos en el hotel.  

          Se dio la vuelta se marchó 

          —En qué hotel —pregunté. 

          —En el vuestro. 

          —Pero no sabe en cual nos alojamos. No es el de ayer. Ni siquiera está aquí en Requena. 

          Kelin ladró y ella, de espaldas, alzó la mano y la movió repetidamente. No supe si pretendía indicar que carecía de importancia no saberlo o se trataba de una despedida. Se alejó por la alameda. 

          —Pero sí que nos gustaría verla de nuevo —gritó Juan—. Si está usted mañana por aquí…, ¿quiere que nos veamos a las nueve en este mismo lugar? 

          Anerai se giró para asentir con una leve inclinación de cabeza 

          —Para un trago, cualquier bota es buena. 

* * * 

          Nos alojamos esa noche en Venta del Moro. A la mañana siguientesalíamos hablando de Anerai, de sus latentes nostalgias, de sus hijos, y de si estaba bien que le siguiéramos la corriente, cuando descubrimos que aguardaba al lado del coche. Kelin se había tumbado en el suelo y se levantó al vernos, sacó la lengua y movió la cola, y ella saludó una vez más desde lejos, sonriente, como si se burlara de nosotros 

          —Y ahora cómo se explica esto. —Y elevé la voz para salvar la distancia: ¿Cómo sabía que estamos alojados aquí? 

          —Soy vieja. Las viejas lo sabemos todo. 

          Juan se encaminó hacia ella. Lo detuve con una mano en el pecho y susurré para que solo él pudiera oírme: 

          —Una cosa es que sea más rápida que el viento y vaya de un lugar a otro como si nada, pero esto de que adivine los hoteles, empieza ya a…  

          No continué la frase porque se zafó de mí y se dirigió Anerai. 

          —Hoy también ha venido en bus, ¿no? —preguntó de guasa pues nos encontrábamos muy lejos de donde la habíamos dejado la noche anterior.  

          —No. Hoy he venido en mula. Como antes. Llegábamos a todos los sitios y aún nos sobraba tiempo.  

          Me reí, más por cortesía que porque me hubiera hecho gracia.  

          —¿Y dónde está la mula? —pregunté. 

          —La mula en el establo, dónde va a estar, y ahora nosotros…, a caminar.   

* * * 

          Si por algo se caracteriza Venta del Moro, es por constituir el punto de partida de numerosas rutas y actividades con emocionantes aventuras. No solo Venta del Moro. La comarca entera ofrece un sinfín de posibilidades ecoturísticas para el visitante que busque bien sosiego, bien actividad.  

          Juan dijo que debíamos realizar otra escapada en fin de semana, pero esta vez con sus sobrinos.  

          —¿Tú sabes lo que disfrutarían aquí? 

          Compramos unas hogazas de pan y embutido seco como avío, porque Anerai había dicho que iríamos a las hoces del Cabriel, declaradas por la UNESCO Reserva de la Biosfera.  

          —Con pan y vino se anda bien el camino. Y caminos aquí se pueden seguir muchos. Hasta el de la Lana, el de Santiago, que hacían esquiladores, comerciantes y peregrinos. 

          Nos dirigimos por una sinuosa carretera hasta el río. Aparcamos en un espacio habilitado y seguimos a pieHabían transcurrido unos diez minutos cuando se detuvo.   

          —He llegado a pensar que Dios creó este río nuestro para que, con sus bordones de seda, zurza los pueblos que deshilachan los hombres movidos por el odio y la codicia.  

          Me dio la impresión de que el eco de la frase resonaba en los cortados. Quizá la naturaleza nos estuviera contagiando la poesía. También yo sentía cierto lirismo. Pero a Juan, que andaba demasiado alegre, se le escapó el buen humor con una pregunta prosaica:  

          —¿De qué está hablando ahora? 

          —De lo que hemos pasado para que la comarca sea como es. Porque unas veces por el pan y otras por el vino, siempre va caro el sopanvino. Pero como eso la gente no lo sabe... 

          Pensé que tenía razón. Juan agachó un poco la cabeza como si se sintiera algo culpable por la pregunta. Ella prosiguió. 

          —A veces los turistas vienen, echan la foto y se marchan. —Se quedó un rato en silencio—. No llegan a conocernos de verdad, se pierden lo principal.   

          Le pedí que concretara. Qué era para ella lo principal. Me interesaba para el trabajo encomendado por Ana. Como si hubiera esperado este momento, su gran momento, habló despacio, sin equivocarse, alzando un dedo a cada frase y con un lenguaje distinto al que nos tenía acostumbrados:  

          —El abrazo del bosque a los viñedos. Esta naturaleza única. La enología de nuestra Tierra Bobal. La raigambre de tradiciones y patrimonio. Las infinitas alternativas para el viajero y la ilusión en el futuro.        

          Las apunté mentalmente: «Abrazo, naturaleza, enología, raigambre, alternativas e ilusión», no deseaba que se me olvidara alguna. Resultarían muy útiles cuando empezara el trabajo de redacción. Pensé que había mucho más: comer bien, comprar aceite, mielembutidos, disfrutar de las bodegas, de la calma de los pueblos..., pero que estas me servirían para apuntalar la redacción. 

* * *

          Se marchitó la tarde entre los senderos y regresamos al coche cuando comenzaba a anochecer. Quiso que la dejáramos en Utiel. Como nuestro alojamiento de ese día se encontraba allí, evitaríamos la sorpresa de que lo adivinara y le ahorraríamos el fulgurante viaje en bus, mula o lo que fuera; porque no nos cupo duda de que al día siguiente estaría esperándonos puntual con Kelin junto al coche.  

          En efecto, la escena se repitió. Tampoco le habíamos dicho dónde nos hospedábamos, pero allí estaba, y Kelin comenzó a cabriolar al vernos. Resultaba evidente que nos conocía y que le caíamos bien. Me arrodillé para juguetear con él. Escuché que Juan preguntaba: 

          —¿Y qué pasó después? 

          —Después de cuándo. 

          —De lo último que nos contó Lo de esa hija suyaQuiteria, que dio a luz en una de las cuevas subterráneas.    

          Anerai entrecerró los ojos, como si no recordara, y de golpe pareció alumbrarla una luz en el interior de la cabeza.  

          —¡Ah! Pues que empezó a trabajar en una iglesia imponente: la de Nuestra Señora de la Asunción. ¿La conocéis? 

          —La iglesia parroquial gótica del siglo XVI —dije.  

          —Esa. Al principio, su marido solo llevaba piedras de Requena para allá, pero llegó un momento que se necesitaban más manos, y allí que se fueron los tres. 

          El sobrecogedor templo de la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción se había construido con material procedente de las canteras de Requena. Me lo había contado Santiago Ponce. Todo seguía cuadrando según el relato de los cronistas.  

          A la salidase aposentó en un banco, quieta como un reptil mientras el sol le acariciaba la cara. Viéndola así, tranquila como una anciana cualquiera, no pude evitar preguntarme una vez más quién era. No habíamos tenido mucha ocasión de indagar, pero como Anerai no la conocía nadie. Nadie en los hoteles. Nadie entre la genteAunque a algunos ya empezaba a sonarles. Como si hubiera existido siempre. Anerai, la Bienvenida.  

          Si no hubiera sido una semana de puente, habría llamado a los cronistas o a Cruz.  Esperaba ansiosamente a que concluyeran los días de fiesta para hablarles de ella. Pero me contuve entonces. 

          Cuando al fin abrió los ojos, pareció desorientada. Juan se sentó a su lado y la cogió de la mano con mucho cariño. 

          —Se ha quedado dormida. 

          —No. Estaba pensando. —A veces saltaba con esas mentirijillas evidentes. Porque había roncado y todo. Pensaba cómo cambian los días. El sol que hace hoy y lo que tronó y relampagueó cuando mi hija Isidora parió a su segundo.  

          Hizo una pausa y aguardamos. «Ahora su hija Isidora», pensé. ¿Era siempre la misma hija a la que cambiaba el nombre y le inventaba una anécdota o se encontraba hundida en el fango de la soledad, sin nadie a quien cuidar y nadie que la cuidara? Me estremeció la idea.    

          —Fue la noche de Santa Sabina, el 27 de octubre de 1728¿Habéis oído alguna vez eso de que se acaba el mundo? Esa noche fue. El cielo se vuelve negro. Muy negro. La tarde se apaga y los nubarrones descargan piedras sobre los tejados, la lluvia echa abajo casas, puentes, molinos, anega los caminos.  

          —Destruyó gran parte de la comarca —dije—. Además, en los años siguientes las nevadas sepultaron tierras y cultivos. La meseta se volvió blanca como la seda. 

          —Sí. Pero cuando llega al agujero, media arroba y, apenas unas décadas más tarde, esa seda empezó a blanquear los telares para arrancar un poco el hambre que se nos había quedado pegada en el cuerpo y aún con el dolor del parto en las entrañas, mi pobreceta Isidora marchó trabajar como hilandera en uno de los telares del Barrio de la Villa en Requena. 

          Nos quedamos callados, esperando a que prosiguiera, pero tardó un instante.  

          —Os extrañabais ayer de que hubiera llegado en mula, pero antes siempre viajábamos así, no había manera de... —Se llevó la mano a la frente pues se acordó de algo repentinamente—. ¡Hoy es domingo! 

          —¿Y? 

          —Solo los domingos se pueden visitar los exvotos pintados. 

* * *

          La Ermita del Remedio se alzaba majestuosa enclavada entre los bosques de la Sierra del Negrete. Impresionaba el santuario recortado contra la montañaAl entrar, nos sacudió el colorido de imágenes, flores, azulejos y bóvedas pintadas. Un golpe de policromía como el del paisaje de la meseta.  

          En la sala museo donde se encontraban los exvotosAnerai fue pasando de uno a otro mientras los señalaba y decía, por ejemplo, «Este lo pintó mi hijo Martín, el pobrecete, aquella tarde en que cayeron las barreras de los toros» frases similares según el motivo del cuadro y el nombre que aparecía al pie. Cuando salimos añadió:  

          —Ofrendas y plegarias a la Virgen ha habido muchas en la comarca. Hace doscientos cincuenta años, llenaron la iglesia de la Asunción de velas para agradecerle el fin de la sequía. 

          José Luis Martínez y Santiago Ponce me habían contado que aún lo conmemoraban y que una noche de junio al año, en Utiel, se apagaba la luz eléctrica y las calles se alumbraban con las pequeñas llamitas de los pábilos.  

          —Pues no disfrutó mi hija Sebastiana aquella tarde  

          Esta vez, no pude reprimirme y, como quien no quiere, le pregunté: 

          —¿Cuántas hijas tiene usted? 

          —Muchas. Y nietas más. Una, dicen que igualita a mí. Ahora tiene diez años ¿Adivináis cómo se llama? —No nos dio tiempo a responder, aunque creo que los dos intuimos la respuesta—Anerai 

          Una vez más, resultaba difícil discernir dónde comenzaba la verdad y dónde la invención. Juan dijo: 

          —Nos gustaría conocerla. 

          —Bueno —Alzó un poco los hombros como si tiraran de ella hacia arriba—. Ya se lo diré yo. Sí. Se lo diré y verán que gracioseta es.  

* * *

          Cuando salimos, Kelin aguardaba en la puerta con las orejas y el rabo alzados y se acercó para que lo acariciáramos. 

          —Qué bien se respira —dijo Juan inflando los pulmones como un pavo—. Es como si hubiera más oxígeno aquí. 

          —¿Queréis verlo todo? 

          No intuí lo que pretendía decir. Qué abarcaba ese «todo». Se lo pregunté, y por respuesta hizo un ademán señalando el coche. Nos dirigió carretera arribay entramos en un bosque de encinas carrascas. Llegamos al repetidor por un camino en buen estado. En la cima, comprendimos aquel «todo»Se divisaba Javalambre, los montes de la Serranía, la Calderona y, al otro lado, la rojiza meseta con sus rectilíneas divisiones de distintas tonalidades, el límite marcado por el bosque, Utiel, Requena, Caudete, San Antonio…  

          Permanecimos allí hasta el crepúsculoNos refugiamos después en el pueblo al abrigo de un pintoresco local llamado Salón PérezAnerai pidió miel para endulzar el café y recordó la meseta repleta de panales trashumantes en el siglo XVIII. Shijo Roque se trasladaba la Sierra de Moya y a Cuenca en invierno y a Valencia en verano para aprovechar las floraciones y contó cómo lavaba el cedazo con el cerón. 

          —De todos esos procesos hay cumplida información en el Museo de la Miel y de la Cera en Utiel —maticé 

          Siguió hablando de sus hijos y nietos, de sus oficios, anécdotas, y de cómo se las habían ingeniado para sobrevivir. Nos separamos varias horas después. Ella y Kelin se quedaron, y Juan y yo marchamos hacia Villargordo donde nos hospedábamos esa noche. No fue necesario que le dijéramos si quería que la lleváramos a algún sitio. Ni tampoco que quedáramos para el día siguiente.  

          A aquellas alturas, sabíamos lo que iba a suceder. También lo que deseábamos.  

* * * 

          Nos sorprendió el cielo de Villargordo. Un día después lo volvimos a encontrar en Sinarcas y en Chera. Las estrellas se habían multiplicado. Estaban más cerca. Como si la cúpula celestial fuera a envolvernos de un momento a otro. Permanecimos tumbados en el suelo como dos niños, sin decir palabra. Solo al cabo de un tiempo, Juan se rio: 

          —Me estaba acordando de los hijos y las hijas de Anerai. De los nombres tan estrafalarios que les inventa.  

          A mí no me resultaba tan divertido. Juan le había cogido mucho cariño, yo también, pero de manera diferente. Él se había dejado arrastrar sin condiciones por sus historias, y aún sin creérselas, las creía. A mí, seguía martirizándome el rescoldo de posibles desengaños y derrotas, su umbría soledad.  

          Pero en el fondo, ambos coincidíamos en el temor de que, al indagar, el halo se desvaneciera. ¿Para qué destruir lo que estábamos viviendo? La anciana y sus mentiras. La anciana y sus apariciones. La anciana y sus misterios. Por supuesto que habría una respuesta racional. Combinaciones de trenes, autobuses, taxis, coches particulares, que la llevaran de un lado a otro para sorprendernos, pero ¿y aquello de adivinar dónde nos hospedábamos? Resultaba difícil de explicar. Incluso pensamos que la gente de la comarca, las instituciones, los habitantes, todos o gran parte de ellos, eran conscientes del engaño, que existía una especie de complot general, e imaginamos a muchas Anerai repartidas dando la bienvenida a los visitantes para dulcificar sus estancias y fortalecer la experiencia vivida.  

          Porque si no era así, debíamos admitir que nos encontrábamos ante alguien excepcional, que no formaba parte de lo cotidiano, que traspasaba las barreras de nuestro entendimiento. ¿Y cómo admitir semejante absurdo? 

          Así que convinimos tácitamente que lo mejor era dejarnos llevar, sin preguntarnos, y cuando al día siguiente la encontramos en la puerta del hotel a las ocho y veintidós de la mañana solo sonreímos con cierta complacencia y Juan le preguntó:  

          —¿Qué haremos hoy? 

* * *

          Mientras nos dirigía al destino con escuetas explicaciones de «tuerce a la derecha, recto, otra vez a la derecha», nos habló de las Ordenanzas de Arte Mayor…, de los maestros tejedores, que aumentaban cada vez más, y de que el comercio avanzó… como la seda. La población crecía, llegaban caldereros franceses, comerciantes de quincalla genoveses y valencianos entre ellos su hijo José, que era cojo—, arrieros gitanos (con sus correspondientes certificados de buena conducta y proceder y cumplimiento de las obligaciones cristianas). Toda esa información se podía obtener en el Museo del Arte Mayor de la Seda en Requena y supuse que ella la habría sacado de allí.   

          Tras rebasar una señal de carretera cortada en mal estado, entramos en un sinuoso camino entre pinos que me trasladó a los años ochenta. A las excursiones de familia. Los mojones achaparrados de cabeza amarilla indicaban los kilómetrosAnerai no paraba de hablar, esta vez de Carlos IV y Fernando VII, de disputas reales entre padre e hijo, de la entrada de las tropas francesas en la comarca, y Kelin seguía las explicaciones, inmóvil como un perro de peluche.  

          Llegamos a un descampado en medio del bosque y, a partir de ese punto, seguimos unos doscientos metros a pie. Kelin salió a toda prisa y corrió de un lado a otro olfateando los breñalesAnerai lo seguía con insólita agilidad. 

          Desde las trincheras, la vista al fondo parecía un croma. El embalse, el puente, las montañas, los riscos, el bosque. Anerai se acodó en el lado que daba al paisaje. 

          —A mi hija Catalina, una bala francesa le partió el pendiente en dos y ni siquiera la hirió. Nos miró a hurtadillasalgo apurada, consciente de que se había extralimitado en la mentira—. Aquí todo el mundo ayudaba. Se formaron pelotones de voluntarios y derrotaron al barón de Maupoint en 1812, en la batalla del Tollo, épica y recordada con el paso de los siglos: 

Villacampa ya no campa

que en el Tollo ya campó,  

y a las águilas francesas, 

los cañones le quitó. 

 

          Se puso a cantar mientras Kelin giraba sobre sí en el desmonte que daba paso la trinchera. Parecía un espectáculo callejero.  

          —Años después..., en 1851, dejamos de ser castellanos. Al menos castellanos de Castilla, pues, a partir de entonces, nos convertimos en castellanos de Valencia.  

* * *

          Abandonamos las trincheras, tomamos el coche y mientras cruzábamos el embalse, dijo: 

          —Parece ayer cuando terminaron el puente de Contreras que salvaba el Cabriel y permitía al viajero ir de Madrid a Valencia por la carretera de las Cabrillas.  

          —En siete días anunciaba la compañía de mensajerías aceleradas La Valenciana. —Lo había leído casi al pie de la letra en uno de los interesantes «documento del mes» colgado en la web del Ayuntamiento de Requena y que coordinaba Nacho Latorre.  

          Seguimos hacia Fuenterrobles por la carretera comarcalInsistió en lo de «carretera comarcal» y pronto comprobamos por qué. Habituados a su incesante charla, cuando guardó silencio, me dio la impresión de que ella y Kelin habían desaparecido. Pero estaban allí, con la mirada fija en la ventanilla: 

          —Disfrutad del momento. Esto solo sucede una vez al año. Por estas fechas. 

          Finales de octubre. Las vides de bobal mudan de color. El mosaico de marrones, rojos y amarillos se extiende por la comarca como una inmensa bandera. Sin límites. Hasta donde alcanza la vista. Kilómetros y kilómetros de viñedos rojizos que brillan en la nostálgica luz del atardecer.     

          Sobraban las palabras. Bastaba contemplar el paisaje frente a nosotrosJuan redujo la marcha. Abrimos la ventanilla y entró el aire fresco. El olor de las cepas y la tierraEl olor del vino. Anerai dijo: 

          —¿Por qué no pones el CD que te regaló Fermín? 

          Fue como si de golpe se me encendiera la luz del entendimiento. Por la manera en que me miró Juansupuse que no le había sucedido lo mismo, pero yo pensé: «De modo que eso era: habló con Fermín Pardo y él le reveló qué íbamos a hacer y qué hoteles habíamos reservado». Incluso quizá él fuera el instigador. Lo imaginé con su sonrisa pilla dando instrucciones a la anciana. 

          Coloqué el disco, Anerai dijo: 

          —Pon la canción tres. 

          Obedecí. Y de nuevo entré en ese mundo difuso de la confusión.   

Una vieja me enseñó un cantar  

que beba vino Juan, 

que beba vino Juan.  

Una vieja me enseñó un cantar 

que beba vino Juan, que beba vino Juan.  

Que vuelva a beber, que vuelva a beber.  

Una vieja me enseñó un cantar  

que beba vino Juan, 

que ya no beba más.  

Ay rulé, ay rulé, no bebas tanto que vas a caer.  

Ay rulé, ay rulé, no bebas tanto que vas a caer.  

Ay rulé, ay rulé, no bebas tanto que vas a caer. 

 

          Juan nos miró con los ojos muy abiertos 

          —Pero qué… 

          —Es un rulé muy antiguo. «Una vieja me enseñó un cantar, que beba vino Juan, que beba vino, Juan» —Le puso la mano en el hombro y le dio varias palmaditas—. Porque al que no bebe, se lo lleva el diablo por otro camino.

* * *

          Llegamos a Fuenterrobles después de comer. Ehermoso paisaje nos había dejado su impronta en la memoria. También el rulé. Sobre todo a Juan, que seguía algo desconcertado con la coincidencia de la vieja y su nombre.   

          Frente a la Torre de Telegrafía Óptica, Anerai nos habló, ¡cómo no!, de otro hijo suyo, Timoteo, pobrecete, que había trabajado en la torre que se alzaba frente a nosotrosy que a mediados del siglo XIX se comunicaba con ¡más hijos suyos! situados en las torres de El Rebollar, Requena, Ajedrea y Villargordo, que aún permanecen en pie. Ya no preguntábamos acerca de su larga descendencia, solo admirábamos aquellos lugares que se grabarían en nuestra memoria gracias a ella 

          Regresamos para disfrutar del sosiego de Camporrobles, nos alojábamos esa noche allí, y antes de abandonar a Anerai, como al final de cada jornada, Juan le preguntó: 

          —¿Y mañana? 

          —Mañana celebramos algo grande.  

* * * 

         Utiel, quince de noviembre de 1885. En los alrededores de la recién construida estaciónse congregan las gentes ataviadas con ropas de domingo. Los hombres de traje completo, pantalón, chaleco y chaqueta. Las mujeres con el manto doblado sobre el jubón, la mantilla en la cabezalas joyas en el cuello, refugiadas en la sombrillita para evitar el sol; los niños vestidos de Primera Comunión.  

          Sinaugura esa línea férrea que cambiará la vida de la comarca. De Utiel a Ventamina, de Ventamina Buñol ¡y hasta Valencia! Junto a la estación se han empezado a edificar las grandes bodegas que sustituirán la producción familiar de cuevas subterráneas. 

          —Desde entonces, los tres días que nos costaba llegar, se quedan en cinco horas. Pero no construyeron esta estación por nosotros. Fue por el vino. Mira tú si es importante para la comarca 

          Ya éramos conscientes de esa importanciaEl mar de viñedos, la prestigiosa Escuela de Viticultura y Enología de Requena, pionera en formación vitivinícola…  

          Anerai continuó: 

          —Gracias a este tren, los vinos viajan a Europa. Nuestras cepas han resistido mejor las plagasLa bobal no es solo rica, también dura, como la gente que la cultiva, como este clima, como el río que horada la roca y forma las hoces 

          Mientras lo transcribo, pienso que suena rimbombante y quizá no lo dijera con esas mismas palabras. Añadió orgullosa: 

          —Y en 1932, por nuestra larga tradición vinícola, se designó la Denominación de Origen Utiel Requena, una de las más antiguas de España 

          En el Museo del Vino, sede de la D.O., al lado de la estación, una preciosa bodega redonda como un observatorio, nos dejamos embriagar por el olfato para descubrir aromas en las veintidós campanas dispuestas al efecto. A la salida, Anerai cogió a Juan del brazo y le dijo: 

          —No puedo dejaros marchar sin que veáis algo más.  

* * *

          Nuestra estancia en la comarca se acababa poco a poco, lo sabíamos, pero aquello de «No puedo dejaros marchar» nos cayó encima como un aludDe nuevo subimos al coche. Este era el problema de ir con ella. Nos había trastocado desde el inicio el trayecto y hacíamos recorridos sin ton ni son, pero nos habíamos acostumbrado al devenir de aquel recorrido cronológico. Tardamos otros veinte minutos más en llegar a una antigua fábrica, reconvertida en el Museo del Cereal de Sinarcas  

          —En esta harinera trabajó cuatro años mi hijo AquilinoTiempos duros, después de todo lo que sucedió. Y más aquí en la comarca, en la tierra de los vencidos. Mira que hemos sido veces tierra de vencidos.   

          Al salir, una bandada de estorninos partió el cielo en dos mitades.  

          —¿Y cómo ve usted la comarca ahora? 

          —Ahora —Se quedó callada—. ¿Recuerdas lo que te dije? 

          Había dicho tantas cosas en pocos días que aquella indeterminación no me ayudaba demasiado. Ella misma se respondió:  

          —No se puede amar sin conocer.  

          No recordaba muy bien si había dicho algo parecido, pero hice un mohín de asentimiento. Supuse que se refería a que el recorrido por la historia de la comarca resultaba necesario para valorar el legado milenario.  

          —Mi cuerpo ya no da para mucho más. Es así. Lo noto. Dos mil seiscientos sesenta y… —nos miró arrugando la cara como si el olvido la delatara, ¿tres? 

          —Cuatro. 

          —Bueno da igual, son muchos años sean los que sean. Ahora les toca a los que vienen detrás.    

          —Seguro que con gente como los cronistas y la Mancomunidad, las instituciones y empresarios, que tanto han ayudado al crecimiento de la comarca, será todo más fácil. 

          Se quedó callada y creí que, por fin, iba a revelar su identidad por qué había aparecido aquella tarde para acompañarnos en nuestra estancia. Pero no.  

          —Nos habría gustado caminar estos días por las rutas de Sinarcas.  

          —Estaban en nuestra programación inicial —dije. Y sonreí.  

          —Podría haber elegido otros lugares incluso más hermosos o interesantes. Es cierto. ¡Será por lugares!  

          Kelin vino hacia nosotros y Juan mostró una sonrisa dolida mientras lo acariciaba. 

          —Volveremos —dijo. Hoy dormimos en Chera. Mañana pasaremos el día en el parque natural. ¿No le gustaría venir?  

          Anerai extendió solemne el brazo. Dijo:  

          —Nos quedamos aquí.   

          Sonó a definitiva despedida. Y sentí un dolor aguijoneándome en el pecho. Sería difícil acostumbrarse a que al día siguiente no estuviera esperándonos fuera del hotel, que Kelin no saliera corriendo a buscarnos en cuanto abriéramos la puertapero resultaba evidente que habíamos llegado al final del camino, y que no podría acompañarnos en nuestra aventura por los senderos del parque por mucho que hubiera recorrido distancias a velocidad del rayo para dirigirse a nuestros alojamientos.  

          Juan se levantó y se acercó a ella. Le puso las manos en los hombros.  

          —La vamos a echar mucho, mucho, mucho de menos. Mucho, mucho. A usted y este gamberro de KelinNo se imagina cuánto. Pero será por poco tiempo. 

          —Somos ese tipo de visitantes que vuelven —dije recordando una frase que ella había dicho los primeros días—. No de los que echan la foto y se van. 

          Anerai le dio unas palmaditas en el brazo y se separó de él. Entrecerró los ojos. Y se despidió:   

          —Cuidaroshijos. 

          «Hijos», pensé. Kelin emitió un lloriqueo y se vino un trecho con nosotros hasta el coche. Subimos y Juan puso el motor en marcha. Resopló al tiempo que se le escapaba un «¡Uf!» que venía a significar algo así como: «Me va a costar un poco cargar con esta ausencia», yo le pasé la mano por la nuca y le dije: «Anda, mueve».  

          Y atrás quedó Anerai, empequeñeciendo aún más a medida que nos alejábamos, quieta como una estaca, con su vestido marrón tierra, la mano levantada, mirándonos con aquellos ojos inquietos de niña que ahoga su tristeza en inocentes travesuras.  

* * *

          Esta mañana nos despiertan cantos de gallos. Las campanas horadan el silencio, lejos del maquinal bullicio. Es la tranquilidad de nuestros pueblos. Porque ahora son nuestros, de Juan y míos tambiénFormamos parte, somos esta tierra que nos acoge. Llegamos a ella sin más Carta Puebla que las voces unánimes de los cronistas, de Cruz, y la sombra de una anciana que apareció una tarde. 

Nunca supimos quién era. Pregunté a los cronistas. La describí. Les conté. Algunos se rieron, otros debieron pensar que era yo quien había perdido el juicio. Recuerdo a José Luis Martínez, con su sombrero, ladeando la cabeza, el labio inferior superpuesto al superior en una notoria muestra de escepticismo, a Fermín Pardo entrecerrando aún más sus pequeños ojos, al bueno de Tomás Pedraz, con el rostro enrojecido, sin saber muy bien qué decir.  

          Unos días después, Fernando Moya, el cronista de Fuenterrobles, me llamó por teléfono para hablarme de la Cueva Santa de Mira. Yo la había visitadoSabía del sacrificio de madres a lomos de mulas que llevaban a sus hijos hasta aquel santuario rupestre para sumergirlos en una pila, movidas por la creencia de que las aguas evitarían las enfermedades de los niños; conocía también la romería de Fuenterrobles para ofrendar a una divinidad que había pasado transversalmente por el tiempo, pero no fue hasta que Fernando pronunció esta palabra «transversalmente» que no comprendí del todo.  

          Una y otra vez regurgité lo que me había contado: «… santuario íbero», «… peregrinación desde Kelin», «… lugar ancestral de ritos» «… ofrendas desde tiempos remotos». « protección a niños, ancianos, cosechas, animales», «… religión sin ortodoxia», «… de todos los cultos y culturas», «… una divinidad femenina cuyo nombre se desconoce» « se desconoce», «… se desconoce», «… pero que muchos llaman Madre Tierra».  

          «Madre Tierra»La imagen de Anerai, con su vestido marrón, mimética, y el nombre atribuido a la divinidad me bombardearon por la noche y sembraron una duda que crece cada día 

          Una bendita duda a la que nos aferramos para explicar lo inexplicable.  

* * * 

          Y no puedo terminar la narración sin añadir algo importante que no revelé a los cronistasLo que sucedió en nuestro último día en Chera, en el parque natural, mientras recorríamos senderos entre bosques y cascadas.   

          Serían las once y algo, y media quizá. Bandadas de negras aves dibujaban figuras en el limpio cielo. Cuatro perdices cruzaron el camino con sus andares torpes y cómicosEl aire traía esencia de hierbas. Solo se escuchaba el pulso de la naturaleza, el rumor del agua, el zumbido de insectos voladores Yo andaba entre los lentiscosrecolectando bayas rojas, y Juan por el camino. En un momento dado vi que se agachaba y cogía una piedra morada, circular. Comenzó a darle vueltas en la mano como estudiándola. 

          —¿Qué es? —pregunté.  

          Solo al cabo de un tiempo alzó la cabeza y miró alrededor. Resopló como cuando algo queda fuera de su entendimiento ypensativo, se acercó y puso en mi mano la piedra. Sobre la morada superficie, del color de la bobal, había impreso un acróstico con las palabras que yo había anotado en mi libreta cuando pregunté a Anerai qué era lo principal:  

 

Abrazo  

Naturaleza 

Enología 

Raigambre   

Alternativas 

Ilusión 

 

          —¿De dónde ha salido esto? —pregunté. Sin duda Juan no habría sabido responder, pero tampoco le dio demasiado tiempo. Nos alertó el crujir de los arbustos, el crepitar de las ramas. Imaginé tras ellas un animal grande. Pero tras sortear la maleza, apareció un perro pequeño, sin raza, moviendo la cola, y corrió hacia nosotros, las orejas de un lado a otro, la lengua fuera, y a mí me cruzó un bendito rayo de esperanza y a Juan se le iluminó el rostro. Exclamó: 

          —¡EyyyyyKelin!  

          Y después: «¿Dónde está Anerai?». «¿Dónde está?». La buscamos entre la arboleda, «¿dónde?». «¿dónde?», preguntábamos al chucho como si fuera capaz de comprendernos «¿dónde?», «por favor ¿dónde?», mientras rastreábamos el monte y la llamábamos en voz alta… una vez, otra, otra, otra... 

          Solo al cabo del tiempocomo corriendo la cortina vegetal para anunciarse, apareció una niña morena. ¿De qué lugar? Nos lo hemos preguntado muchas veces. Emergió de la naturaleza. De la tierra. De la nada.  

Una niña con trenzas, pantalones vaqueros y camiseta negra. 

          Una niña con largos pendientes, collares y sandalias.  

          Una niña de diez años que nos acercaba al futuro, a esa «ilusión» del acróstico, tras recibir de su abuela un legado, único y milenario. 

          Una niña que dijo llamarse Anerai.   

 

 

Vicente Marco, octubre a diciembre 2019 

 

 

 

 

          Agradecimientos 

          Este relato no habría sido posible sin la desinteresada colaboración de los cronistas, archiveros, arqueólogos, historiadores que he citado al comienzo de la obra: Santiago Ponce, José Luis Martínez, Chelo Mata, Tomás Pedraz, Fernando Moya, Fermín Pardo, Nacho Latorre, Pepe Sierra y Pascual Iranzosin el apoyo de la Mancomunidad interior Tierra del Vino; especialmente de Cruz, en los buenos —que fueron casi todos—, y en los no tan buenos momentos; la directora y alma del proyecto, Ana Rosa, que estuvo todo el tiempo a mi ladoMaribel, que actuó como lectora cero objetiva y, por supuesto, a toda la gente de esta Tierra Bobal cuyas opiniones y manifestaciones han resultados tan útiles para imaginar la trama y definir perfiles de personajes.  

          A todos ellos, muchas gracias.  

 

 

          Bibliografía. 

          He debido seleccionar entre infinidad de acontecimientos y lugares, y he reprimido el deseo de describir para fortalecer la trama y la emoción. En el estudio previo me han resultado de gran ayuda la siguiente bibliografía: 

 

  • Cada uno de los «Documento del mes» del M.I. Ayuntamiento de Requena. Coordinados por Ignacio Latorre.  

http://www.requena.es/es/documentodelmes 

 

  • Las bodegas subterráneas de la Villa de UtielJosé Luis Martínez Martínez. 

 

  • Origen. Unión Musical Mar Chica. Folcklore de Camporrobles. 

 

  • Ntra. Sra. De la Soterraña en el Carmen de Requena. Fermín Pardo Pardo 

 

  • Leyendas de la tradición oral en el Campo de Requena-Utiel. Yakka: revista de estudios yeclanos, 1996, n. 7, p. 139-148. Fermín Pardo Pardo. 

 

  • Rulés y otros cantos de siega, de beber vino y de reunión. Compact Disk. Asociación Cantares Viejos Requena.  

 

  • Literatura oral comarcana relacionada con la uva, el vino y la viticultura. Oleana: Cuadernos de Cultura Comarcal, 2012, n. 26, p. 397-395. V Congreso de Historia Comarcal (noviembre de 2011). Fermín Pardo Pardo. 

 

  • El traje típico en la Plana de Utiel. Santiago García Pérez. Rafael Pérez Guerrero. Santiago García García. 

 

  • La miel y la cera en la comarca de Requena Utiel. La almazara de Utiel. Antonio Atienza Peñarrocha. 

 

  • La solana de las pilillas: génesis de la viticultura en la comarca de Requena-Utiel. Asunción Martínez Valle y María Jesús Maronda Mérida.   

 

  • Fauna y sociedad: interacción histórica en la meseta de Utiel-RequenaCarlos Javier Gómez Sánchez. 

 

  • Flora y fauna en la Meseta de Requena-Utiel en tiempos de los iberos. David Quixal Santos. 

 

  • Bodegas, lagares y almazaras en el territorio de Kelin  (siglos v-iii a. C.): el caso de la Rambla de la Alcantarilla (Requena, Valencia). David Quixal Santos, Guillem Pérez Jordà, Andrea Moreno Martín, Consuelo Mata Parreño, Yolanda Carrión Marco. 

 

  • Cronología de la Meseta de Requena-Utiel. Archivo Municipal de Requena. Ignacio Latorre Zacarés. 

 

  • Historia de la tres veces real, dos veces muy noble y fidelísima Ciudad Real de Requena. Enrique Herrero y Moral. 

 

  • La Carta Puebla de Requena. José Luis Hortelano Iranzo.